Todo comienza con una pequeña idea en un instante determinado: un micromomento. A tu cabeza llega esta idea de salir de la rutina de un pesado día de oficina, entonces tecleas en el buscador de tu celular “planes para hacer en la noche de viernes”, en la pantalla se despliegan un sin número de enlaces. Por lo general, nunca pasas de la primera página.

Allí no está lo que buscas y sabes que ese primer intento no te satisface, entonces lo haces de nuevo, esta vez con un poco más de detalle: “sitios nuevos en la ciudad”, la lista aparece otra vez… Scroll, scroll, scroll. Revisas los enlaces más interesantes: artículos de restaurantes, algunos bares, cines, algunos planes en librerías o tal vez eventos nocturnos.

¡Lo encuentras! Justo en la primera página de Google está la recomendación que satisface esa necesidad de encontrar un espacio para descargar el cansancio de oficinista moderno. Una respuesta a tiempo hace la diferencia entre escoger un lugar u otro, porque allí, en la cotidianidad del día a día, tu teléfono se ha convertido en un elemento para conectar eso que deseas y buscas con la satisfacción de una necesidad puntual.

Justo aquí y ahora, necesidades inmediatas que se convierten en oportunidades para las marcas: eso son los micromomentos, estar en el lugar indicado y en el momento correcto se ha convertido en una estrategia de marketing más, que, a través del marketing de contenidos, es decir, contenido optimizado y relacionado, agrega valor a la marca: “5 lugares que debes visitar si viajas a New York”, allí está implícita la agencia de viajes o de hospedajes, por ejemplo.  Y, a través de SEO, palabras claves, páginas de aterrizaje, email marketing, pauta online, estrategias de social media; dar difusión al contenido para lograr que se traduzca en conversiones, leads y reviews de otros usuarios que hacen que esa información que buscamos llene las expectativas: relacionamiento y reputación, pasar del quiero saber, quiero ir, quiero hacer al quiero comprar.

“Los micromomentos son el punto de encuentro entre un deseo y la posibilidad de materializarlo desde un objeto cotidiano como nuestro móvil.” – Arkix S.A.

Los teléfonos se han convertido en una puerta de entrada a nuestras vidas, a través de estos damos señales de nuestros comportamientos de usuarios, y es allí, en esa salida donde deben estar presentes las marcas para entrar y cautivarnos con su mejor discurso, con su mejor cara, con su mejor producto en ese instante justo en que pensamos en algo que queremos, deseamos o nos llama la atención, en que tomamos la decisión y desbloqueamos la pantalla, y vamos al buscador, escribimos esa palabra clave y llega la información que abre la puerta para llevarnos la marca que necesitamos, ahí se da el marketing de micromomentos.

Esta es la razón por la cual las estrategias deben orientarse a todos los canales, incluido mobile, basados en las analíticas de navegación de los usuarios y aprovechado la minería de datos como un recurso invaluable del marketing digital, así entenderemos que es necesario pensar las estrategias orientadas a un canal que toma relevancia en el día a día, en la cotidianidad, ya que, ese elemento que antes solo servía para acercarse con una llamada ahora se ha hecho tan imprescindible, que ofrece es una experiencia total desde la pequeña pantalla.

Por: Arkix S.A.