La NASA muestra interés en la comida hecha en impresoras 3D y del potencial que tienen las mismas, sobre todo, enfocan su atención hacia la creación de alimentos que sirvan de utilidad en las largas expediciones espaciales que vienen en camino. La compañía Systems & Materials Research ha recibido la cantidad de $125,000 dólares de parte de la NASA con el objetivo de generar la primera impresora de comida. De esta forma, la empresa ha decidido empezar con un alimento popular, la pizza. Cabe destacar que las impresoras 3D han sido capaces de reproducir piezas complejas a partir de plástico y metales e inclusive han servido de mucha ayuda a la medicina, sin embargo, el recrear comestibles supone un gran reto.
Además que vivimos en un mundo de constantes cambios y de una población en aumento, por esto, la alimentación es considerada una prioridad en cuanto a la búsqueda de otros métodos que sean capaces de producirlas. La meta de esta impresora, es que sea capaz de ser empleadas en misiones a largo plazo, en un lapso de 10 a 15 años. Lo complicado de realizar cultivos de alimentos en un nave espacial, se debe a que estos ocupan mucho espacio, además que los nutrientes que necesita el cuerpo durante ese tiempo pueden ser almacenados en forma de polvo y lo único que debe hacer el usuario es colocar estos elementos en la máquina para crear comidas. El prototipo NASA experimentará por los momentos hacer pizza hecha en tres fases: masa, pasta de tomate y una capa proteínica que puede contener leche o incluso insectos.
La empresa fabricante considera que su prototipo se adaptaría a cualquier cocina donde se reduce la cantidad de desperdicios. El programa a emplearse en este equipo será completamente gratuito y abierto al consumidor que le permite a los interesados explorarlo y modificarlo para generar nuevas recetas. De esta forma hay que resaltar que se están conociendo muchas hazañas gracias a la tecnología 3D.

Redacción: Gabriela Pecchielan

Escrito: Mauricio Fonseca