“Whereas beautiful things are limited, sublime is limitless” Kant, Critique of pure reason.

El miércoles 19 de octubre a las 6:30 PM en Bogotá fue la pasarela sublime de Kika Vargas Primavera-Verano 2017.  “A tempo, escultura en cuatro movimientos” abrió Bcapital, con una puesta en escena que combinó de manera excepcional teatro, música, arte y por supuesto moda. Esta propuesta multisensorial  desafió las pasarelas tradicionales mostrando la colección en una performance dirigida por Laura Villegas y producida por 3cero2.

El Oriente y específicamente el arte del origami como inspiración se conjugaban de manera armónica con la danza para estimular nuestros sentidos. El movimiento acorde a la música in crescendo permitió ver la fluidez y caída de la tela, y los ya tradicionales pliegues y volúmenes de la diseñadora. La paleta de colores pastel fue un ingrediente más de este majestuoso desfile, que le daba cierta suavidad a las prendas que están ya cargadas de muchísimo carácter, brindándoles así un equilibrio impecable.

La experiencia fue repetida tres veces y en cada una se lograba captar diferentes detalles, la mirada lograba posarse en diferentes partes del escenario y del acto. Fueron tres pero con seguridad los asistentes habríamos seguido disfrutando con más. Se abrió por todo lo alto, y puso una vara muy difícil de superar.

Como siempre Kika demostró porqué es una diseñadora de talla internacional, y la abanderada de la moda colombiana en el mundo. No queda más que quitarse el sombrero ante Kika Vargas, todo su equipo, Laura Villegas y 3cero2. Kika Vargas es una mezcla de revolución, sutileza y vanguardia. Kika es totalmente Focus.

Escrito por Alejandra Ortega.

@alejitao