En la movida…

Chloé debutó en el Paris Fashion Week con una chica que deja a un lado su mundo de quimeras y se adentra en la realidad sin dejar a un lado el glamour. La firma caracterizada por su corte romántico se ocupó de dejarlo atrás para ofrecer una propuesta enfocada en las new working girl.

Es así que las prendas de vestir eran de tipo casual en conjuntos normales y minimalistas con escote en “V”, pantalones holgados, faldas midi de aspecto deportivo, piezas bicolores y crop tops fueron los más resaltantes en al desfile. En cambio, para las ocasiones especiales presentó diseños semitransparentes, pequeños vestidos “baby doll” unicolores o con estampados florales que brindó un toque diferente y muy femenino.

Escrito por Gabriela Pecchielan.