No son disfraces.

Como si se tratara de volver a ser niños otra vez, la marca Moschino de la mano del modisto Jeremy Scott, lanzó su colección primavera-verano 2017, en la cual, las modelos exhibieron atuendos que simulaban ser el de las muñecas recortables con ropa intercambiable. Entre estas divertidas propuestas se encontraron vestidos de noche, de fiesta, faldas cortas, grandes abrigos, conjuntos de chaqueta y pantalón, trajes de baño, entre otros, los cuales, por ejemplo, en un bañador tenía dibujado un cuerpo con bikini.

Los accesorios que los acompañaban eran pelucas bob, bolsos, pañuelos, sombreros pulseras y maxi zacillos. Además que modelos como Irina Shayk, Bella y Gigi Hadid lucieron estas peculiares prendas. Además que todos estos diseños daban la sensación de crear bidimensionalidad.

Escrito por Gabriela Pecchielan.