De la carne a la ropa.

Esta colección primavera-verano 2017, titulada Antropofagia encierra una atmósfera metafórica en la que encierra el canibalismo como justificación de la perenne necesidad del individuo en devorar el alma del otro. Este concepto tiene sus raíces históricas, en la que relata por aquellos años la batalla que tenían los indígenas tupíes del Brasil con los portugueses, siendo el corazón de los más valientes de los guerreros lusitanos devorado por los nativos.

En esta praxis se tenía la creencia de la absorción de poderes de la víctima, sin embargo fue tomada como una tendencia que justificaba la necesidad del hombre por consumir al otro, sin desligarse de su cultura. Por eso la diseñadora tomó la colección otoño-invierno 2009 de Osklen y la adaptó con tejidos bien sean en telar, crudos o teñidos, algodones y linos, sin perder la esencia de la línea original.

Escrito por Gabriela Pecchielan.