Con música autóctona, el modisto presentó su desfile dedicado al público masculino, en el cual se mostró a un hombre que combina lo tradicional y moderno. En esta pasarela se pudieron apreciar escalas de grises, azules, blancos y estampados e igualmente con trajes que evocaban una época conservadora y luego se desplegaban en pantalones cortos y bermudas con diversas combinaciones al igual que los trajes de vestir. El acto fue un homenaje al gran escritor Gabriel García Márquez, de allí es que se despliega esta exhibición de sombreros, guayaberas de lino y bordados a mano, accesorios de cuero como el calzado y los bolsos, recrearon al Caribe en una pasarela.