Las batallas en el mundo toman fuerza con la moda militar. Hoy la inspiración llega a Colombia con un hecho histórico e importante:

La Batalla de Boyacá.

Un cruce de fuerzas, héroes invencibles y escenarios de batalla es el contexto que muestra, La Batalla de Boyacá, uno de los acontecimientos más grandes que, sin lugar a duda dejan huella en la historia de Colombia.

Con este hecho histórico no solamente quedaron recuerdos y hazañas honorificas, sino que también quedaron en la memoria para la inspiración, las tendencias de aquellos héroes nacionales que llevaban atuendos de guerra, imponiendo estilos arriesgados que aún hace parte de nuestra esencia. Hoy toman fuerza las tendencias inspiradas en hechos históricos y momentos del pasado que revolucionaron la concepción de moda que se tenía hasta el momento.

El imperio de la moda militar propone una tendencia más tenue, serena y apacible, donde los colores tierra, el verde, el caqui, beige, azul oscuro y el negro, le dan el “toque”, la fuerza, la seguridad y firmeza a todo el outfit, a la hora de lucir. Este estilo no se limita solamente a botas, chaquetas y camisas, ahora podemos encontrar también accesorios como carteras, relojes y joyas que marcan esta singular tendencia.

Los accesorios son clave para definir el look militar. Las mancornas y brazaletes gruesos para hombre y mujer; relojes grandes y gruesos con esferas redondas y correas en cuero; los bolsos rígidos y pequeños en tonos oscuros con un estilo masculino y de “combate”; las chaquetas con gran cantidad de botones, las camisas con hombreras internas, las correas gruesas, los broches con apliques metálicos, los taches, las cadenas, los tonos dorados, plateados y en tonalidades tierra en cualquier accesorio o prenda son importantes para imponer esta tendencia.

No hay exigencia de género para adaptar este tipo de tendencia que logra un equilibrio perfecto combinando el toque masculino mezclado con el estilo femenino. La inspiración, las tendencias y las formas de expresión, dejan claro que la historia no siempre se queda atrás y que los hechos históricos que marcan nuestra historia esta vez regresan para quedarse en nuestro armario.