El mundo de la moda siempre se ha disfrazado como un mundo banal y que no va más allá de la vanidad. El Diablo viste de Prada sin duda no es una referencia que ayude, no te regalan ropa cada tres horas, ni tampoco tienes una jefe como Meryl Streep. La moda no es una ciencia exacta que se rige por algoritmos matemáticos ni la lógica, pero si podría ser una ciencia dedicada al estudio de la vida, una ciencia tolerante y de igualdad, no discrimina ningún color, gusto o talla, aunque muchos piensen que sí.

Universo sin fin, lo llamaría yo. No se puede definir con una sola palabra, tampoco es blanco ni negro. Versátil, rápido e impredecible son palabras que nunca serían suficientes para describirla. Las semanas de la moda son una representación de todo este cosmos, como su nombre lo dice son eventos que se realizan en las capitales más importantes, un calendario donde cada ciudad se viste de diferentes culturas, sabores y colores, empezando por Nueva York y finalizando por París, estas ciudades tradicionales en el mundo de la moda, incentivan la organización de nuevas semanas que están teniendo lugar alrededor del mundo.

Colombia con ventas en la industria textilera de 17,1 billones de pesos, con un aumento del 7% respecto al 2014 según Inexmoda, cuenta hasta el momento cuenta con Colombiamoda, Santander Fashion Week y Cali Exposhow, entre otros.

La capital colombiana nos mostrará de qué esta hecho este universo, un poco de moléculas y átomos se tomarán por sorpresa el aeropuerto Internacional del Dorado del 15 al 19 de septiembre. Es la primera vez donde esos 500.000 pasajeros semanales, verán algo diferente en las puertas del aeropuerto, una oportunidad inigualable para darnos a conocer como un punto focal de moda en Latinoamérica y en el mundo.

Manuela Pulido
La Salle College
Comunicación de la Moda