Cada vez las empresas están recurriendo a nuevos métodos para conquistar clientes que trascienden el uso de herramientas tradicionales de construcción de marca. El branding sensorial es una disciplina emergente que aplica técnicas analíticas que utilizan estímulos como el olor, los sonidos y las texturas para que los clientes se conecten emocionalmente con la marca y construir una relación sólida por medio de recuerdos memorables.

La utilización de estrategias integrales, basadas en experiencias sensoriales para la construcción de marca, las llevan a cabo compañías que se preocupan por el bienestar y la satisfacción de sus clientes, creando un factor altamente diferenciador que le aporta valor y la posiciona en el “top of mind” de los consumidores.

Es por esto, que empresas como BMW, Movistar, Naf Naf, American Eagle, Pronto, Americanino, Chevignon, Domenico, Color Siete; centros comerciales como: El Tesoro, Gran Estación, Hayuelos, Titán Plaza, Atlantis, Avenida Chile, Hoteles como el Dann Carlton, Holiday Inn, Cosmos 100; Gimnasios como Spinning Center, han implementado dentro de sus propuestas el marketing olfativo.

Las grandes compañías buscan la mejor forma de exponer y mostrar su producto o servicio desarrollando estrategias creativas para generar mayores ventas. En mercadeo y comunicación se realizan grandes esfuerzos por crear estímulos que logren llamar la atención de los consumidores; porque se ha demostrado que la decisión de compra es principalmente emocional y las personas eligen un producto por variables como la funcionalidad, el status, la conexión con el mensaje que emite la marca, entre otros; lo que provoca emociones y estimula el consumo.