La diseñadora Amelia Toro presenta su colección Otoño-Invierno14´15 en Colombia, una propuesta donde juegos de bloques de color y contrastes entre brillantes y opacos marcan el hilo conductor. El rombo aparece como un leitmotiv en las siluetas, inspiradas en mezclas de los años 50’s con influencia de los 60´s.

La inspiración de Amelia Toro nace de recuerdos que marcan una retrospectiva de donde surgen sus momentos creativos. Además, el diseñador francés Claude Montana, de los 70´s y 80´s se convierte en un gran influenciador de su propuesta, y quien aparece como referente para las siluetas ultrafemeninas, y los bloques de color verde y morado en tonos profundos.

Los rombos, patrones que se han repetido en las creaciones de Amelia, y las flores, como símbolos del otoño, reaparecen como motivo central.

“El rombo como figura siempre me ha encantado como en el personaje del arlequín o personajes de circo. En esta colección está presente en diferentes texturas e interpretaciones, como en los panales de abejas de los vestidos que para mí reflejan pureza y delicadeza”, afirma la diseñadora Amelia Toro.

Paleta de color

La propuesta se desarrolla en bloques de color: negro-fucsia, negro-gris, negro-azul oscuro y dorado-lila. El negro aparece como hilo conductor. Además están presentes colores neutros y cálidos profundos, como el gris y el terracota.

Siluetas

Vestidos y faldas con líneas asimétricas, entubadas debajo de la rodilla y otros cortos con faldas de amplio vuelo con influencia de los 50´s y 70´s. Pantalones donde resaltan siluetas masculinas despegadas del cuerpo y otras femeninas estilo Audrey, pitillo y arriba del tobillo.

Texturas y estampados

Satines, terciopelos, chifones, crepés de lana, cashmere, tweeds escoceses, tejidos de punto y doble faz; apariencias brillantes y opacas, telas mate, estampados de flores y rombos, y acabados en ricos bordados.

Los infaltables para la temporada

Abrigos con una propuesta urbana, femenina y para la noche; los ¨trench coats¨ serán infaltables para la temporada. Los pantalones y los vestidos se convierten en piezas únicas que en esta colección han sido desarrollados con especial atención por la diseñadora. Blusas y suéteres se destacan entre los básicos.

Accesorios

La diseñadora enriquece su colección con su propuesta de diseño en zapatos donde se resaltan los clásicos mocasines en negro, chocolate y vinotinto, así como la reinterpretación de la pantufla clásica inglesa (Loafer), una evocación del estilo masculino como una influencia marcada de la temporada, sin dejar atrás la feminidad con los emblemáticos ¨stilettos¨. También incluye dentro de sus accesorios carteras con telas bordadas y pashminas.

“Toda mi propuesta está llena de nostalgia, de recuerdos de lo que fue, de influencia de décadas pasadas, con un toque clásico, pero siempre con un giro único que hace tan valiosa cada pieza, diseñada para una mujer segura de sí misma que sabe lo que le gusta. Una mujer delicada y refinada con un sentido romántico, pero con un estilo de vida resueltamente moderno”, agrega Amelia.

La colección Otoño-Invierno 2014 además de la variedad de colores, texturas y siluetas está enriquecida por un dedicado trabajo manual, comparable con los acabados, la técnica y la calidad de los textiles de la alta costura. Los brocados, los tweeds, los paños doble faz, la profundidad y precisión del estampado digital de flores sobre el satín y sobre la seda que asemejan una fotografía, la calidez del bouclé, las lanas, los tejidos de punto, y en general, la selección de los tejidos de alta calidad marcan la diferencia y enriquecen la colección.